texto:   A-   A+
eliax

Comunicación con computadoras con tan solo el pensamiento
eliax id: 1316 josé elías en jul 26, 2006 a las 12:56 AM (00:56 horas)
CNN Money recientemente colocó un artículo en su sección principal que habla sobre el estado de la ciencia en lo que se refiere a la comunicación con computadoras con el solo hecho de uno pensar.

Es decir, piensa lo que le quieres decir a tu PC o que quieres que haga y ella lo hace.

Noten que esto no es ciencia ficción, ya existe una industria valuada en más de $3,400 Millones de dólares (el año pasado) liderada por al menos 300 empresas que se dedican especificamente a esto, es decir, a cómo comunicarnos con el pensamiento con las máquinas.

Hasta ahora estas tecnologías se han diseñado para personas paraplégicas, sin capacidad de movimiento, lo que le ha abierto las puertas a estas personas para que se puedan comunicar con el mundo exterior tan solo con el poder de sus mentes.

Todo esto está aun en su infancia, pero aun hoy día ya existen dispositivos que leen los patrones del cerebro y pueden permitir que uno escriba, con tan solo pensarlo, a una velocidad de 15 palabras por minuto, lo que es ya la mitad de la velocidad con la que una persona promedio puede escribir en un teclado hoy día. Se estima que con el incesante poder de las computadoras aumentando cada año que para el 2012 (a la vuelta de la esquina) podamos dictar a una computadora con el pensamiento a una velocidad de entre 110 y 170 palabras por minuto, es decir, tan rápido como podemos hablar.

Enlace al artículo en CNN Money

autor: josé elías

Comentarios

  • Eso quiere decir que dentro de poco apareceran los primeros virus informaticos para cerebros humanos?

  • Esto me hizo preguntar,tecnicamente hablando, de que manera Stephen Hawking puede comunicarse?

Añadir Comentario

tu nombre
tu email
(opcional)
web personal
(opcional)
en respuesta a...
comentario de caracteres máximo
2 + 6 = requerido (control anti-SPAM)
¿De qué color es el cielo?: requerido (control anti-SPAM)
 

"Increíble. Un enorme abanico de posibilidades se abre dentro de mi cabeza. Como siempre la realidad supera a la ficción. Desde mi humilde punto de vista, (teniendo en cuenta que no soy nadie) no es el acto sino el hecho lo relevante de éste asunto. El hecho de traducir software a elementos físicos reales, y lo que es más importante, vivos. Claro que vivos no quiere decir inteligentes, pero, una nueva era sin duda, o quizá un nuevo enfoque para la informática, donde los ordenadores no sean máquinas de metal y plástico, sino entes de carne y hueso, por así decirlo, programadas al antojo del creador. Hardware y software a medida para las necesidades. Ese punto me parece mucho más increíble e interesante que el simple echo de la "creación" de vida, la vida por si misma sin un propósito no es nada.
Dejemos nuestra imaginación libre por un momento, cerremos los ojos y que vuele hasta perder el control. Programas diminutos que actúan en nuestra realidad, ordenadores microscópicos: las aplicaciones industriales son infinitas, médicas, científicas e incluso cotidianas. Energía infinita, transmutación de materia, la piedra filosofal, "poderes" que rozan lo sobrenatural. En definitiva, magia. Claro, que si algo nos ha enseñado la historia, es que lo que se puede usar para bien, se utiliza mucho más eficientemente para mal, he aquí el sino del ser humano. Desgraciadamente será nuestra responsabilidad. Quizá sea demasiado arriesgado especular que ocurrirá, pero lo que si creo que está claro, si ésta tecnología llega a buen puerto, es que el mundo va a cambiar radicalmente, para bien o para mal (dependerá para quién).
No es momento de desmentir nada, ni hacer afirmaciones o citar calumnias tan oídas y desgastadas que parecen cancioncillas populares, no somos dioses, no lo seremos jamás, solamente simples seres humanos con la capacidad de crear, es el momento de mirar al futuro con ojos de esperanza, con mente y corazón abiertos.
Sigamos imaginando, sigamos...
"

por "I. Guerrero" en may 22, 2010


en camino a la singularidad...

©2005-2021 josé c. elías
todos los derechos reservados
como compartir los artículos de eliax